La ciática – un síntoma de una afección médica subyacente

por | 19 marzo, 2017

Aunque muchos suelen confundirlo como un diagnóstico médico como tal, la ciática es un síntoma de una afección médica subyacente, frecuentemente caracterizado por la presencia de uno o más de los siguientes malestares:

  • Constante dolor en una nalga o pierna, ya que por lo general se presenta en ambas extremidades
  • Aguda dolencia al sentarse
  • Sensación de quemazón u hormigueo que bajan por la pierna
  • Dificultad para mover la extremidad y el pie, debilidad y/o adormecimiento
  • Frecuente dolor en una nalga
  • Punzadas que dificultan el ponerse de pie o caminar

 

Estos síntomas pueden variar en gran medida dependiendo de cada paciente, el lugar afectado y la gravedad, es decir, todo va a depender de la afección que causa a la ciática y en raras ocasiones producen daños permanentes en el nervio.

En cuento a la duración de este padecimiento también es cambiante desde infrecuente e irritante hasta constante y debilitador.

Causas más comunes

  • Hernia discal lumbar
  • Estenosis del canal lumbar
  • Discartrosis
  • Espondilolistesis ístmica
  • Síndrome piriforme
  • Disfunción de la articulación sacroilíaca

Tratamiento

Aunque la ciática grave o los recrudecimientos continuos deben ser tratados con tratamiento más estructurado o posiblemente una cirugía para que no empeoren con el paso del tiempo, existen remedios no quirúrgicos, sin dejar de lado el hecho de que el ejercicio contribuye en gran medida para aliviar el dolor. Son muchas las alternativas que se tienen para revertir la compresión de raíces nerviosas. Lo más recomendables es que se lleven a cabo junto a un buen programa específico de ejercicios.

Nada mejor para disminuir y hasta eliminar el dolor ciático agudo que el empleo de compresas de calor o de hielo; primero porque son sencillas de encontrar; en segundo lugar porque está comprobada su eficiencia en el alivio del dolor de la pierna, principalmente en la fase inicial. Y tercero por la facilidad del tratamiento, basta con aplican el hielo o el calor aproximadamente por 20 minutos, repitiendo el procedimiento cada dos horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *